miércoles, 4 de junio de 2014

CUANDO TE INVOCO...





En cada nuevo atardecer las nubes y el cielo

resplandecen trayendo a mí la esencia de ti,

abundan los colores del amor que se cuelan a raudales

por las gruesas paredes de mi corazón.


Entre el fragor del viento te busco

y los rayos del sol caen por doquier

deslumbrando como lluvia de fuego

cada parte de mi interior.


Respiro profundamente una vez, dos,

percibo el perfume de la rosa

que impregna mi alma y me llena de ti,

allí está todo intacto, permaneces

siendo albor en los minutos que vivo

y aun en deshoras tú esencia reclama

cual si fuera voz en la era de mis sentidos.


Elevo el lindar de mis deseos

veo tu mirar en el crepúsculo de mi interior

como una estrella de luz se expande,

el viento toca mi rostro, se que eres tú

 y mis ojos son cubiertos por lagrimas de amor.


El pulso vibra al ritmo de mis latidos

cascadas de sangre recorren mi cuerpo

que ansioso de ti, busca inquebrantable

tus huellas que majestuosas

coronan la cumbre de mi corazón.


El éxtasis nubla mis ojos

y mi ser se sumerge en la espera de los sentidos

que flotando a merced del deseo

busca la resplandeciente luz de tus ojos, de tu cuerpo

y te veo, te siento cuando te invoco… Eres tú.



En mi… Eres tú.




Josmar Trejo.


Safe Creative #1406041177159