viernes, 9 de diciembre de 2016

TODO EN MI...





Sintiéndote, amándote
en lejanía... Siempre tú


Todo queda en mí,
la sedosa tibieza de tu piel
tu rostro bajo cielo que de luz a sombra
me habita a media voz, callada
oyendo que te llamo
regocijando mis labios
y vibrándose el aliento
me siento colmado de rocíos
bajo la placida extensión de tu piel
perfilando trazo a trazo hasta el último pétalo
porque en ti mi pasión se escribe
y todo en mi sacude
nada basta, vivo ciego y sin sentido
bajo tu luminiscencia perfecta e infinita
todo queda en mí, todo,
la felicidad imaginada en completa posesión,
absoluta y bella colmando todos los deseos
que nunca se acaba en este pecho enfebrecido
ávido de ti, de la complacencia de tus besos,
tu cuerpo en lluvia derramada que inunda
y plasma el secreto de tu piel
vencida, pura, inmaculada
dueño de tu sombra que da luz
que petrifica el espíritu, ahogado en el torrente
profundo y extenso del éxtasis que salta en el pecho
y tú radiante, abandonada,
acariciando con tus ojos tiernos, umbríos
el instinto primitivo que llena por completo
la sintonía de mi alma.

Y  todo, todo queda en mí.

Josmar Trejo